28 abr. 2009

EL HOMBRE SIN ROSTRO

Si bien hoy en día vemos a Mel Gibson con una faceta bastante directa y agresiva en sus ultimas películas (ejemplos claros como la polémica Pasión de Cristo o también Apocalipto ) por demás sangrientas, vale la pena también ver el otro lado del cineasta remontándose años atrás cuando en su primer largometraje como director nos ofrece una bella y sutil historia sobre los valores , la discriminación y el ver mas allá de las primeras impresiones en las personas. El hombre sin rostro es el titulo de esta película la cual se centra en la vida de dos protagonistas, por un lado encontramos al personaje encarnado por Mel Gibson, Justin Mc Leod , un profesor que tras un trágico accidente queda con la mitad de su rostro desfigurado. Al suceder esto, Justin se aísla de la sociedad debido a los prejuicios y decide vivir en las afueras. Y por otro lado la figura de Un niño de unos once años llamado Charles Norstadt, quien presenta un carácter tímido, que debe enfrentarse diariamente a los conflictos con su madre y hermanas, quienes no comparten ningunos de sus pensamientos y objetivos en la vida, el anhela con frenesí seguir los pasos de su verdadero padre, estar a bordo de un avión piloteándolo para el ejercito de los Estados Unidos. La relación que se establece entre estos dos personajes es muy fuerte y permite que la película se fortalezca en cada segundo que pasa, a la ves se ve con bastante claridad los temas a los que apunta, que mencionaba en un principio. La película es ralamente buena, de una clara calidad argumental, donde su genero (drama) se representa de un modo perfecto y reflexivo a los ojos del espectador. Hay que reconocer también que la película quizás no tendría su misma potencia si no tendría de tras de cámara a Mel Gibson, y no se nutriese de actuaciones excelentes como la de Nick Stahl (Charles) . De todas formas deja al espectador, con una enseñanza que resulta muy valiosa a la hora de tomarlo en la vida cotidiana. Germán Abal

0 comentarios:

Publicar un comentario