28 jul. 2011

Cashback (UK, 2006) - Sean Ellis


Estaba en un blog buscando pelis -clásicos- para bajarme y me topé con esta, desconocida por cierto, al menos en Argentina, la cual me sedujo desde su poster. Este largometraje es de 2006 pero originalmente fue un corto, lanzado en 2004, el cual fue nominado al Oscar como mejor corto de ficción. La cosa es que tuvo tanta repercusión que decidieron transformarlo en un largo, el cual tuvo también una buena recepción, al menos por parte del público (7.5 en IMDb).
Ben Willis es un estudiante de pintura, que está cursando su último año en la universidad. Corta con su novia Suzy después de una relación de 2 años y medio (tras decirle que nunca podría hacerla felíz; escena-discusión muy copada filmada con la técnica de slow motion y acompañada de ópera), y comienza a extrañarla a tal punto de que no puede dormir por pensar en ella. Ben decide invertir esas horas de insomnio trabajando en el turno noche de un supermercado ("Taxi Driver" de Scorsese tomada seguramente como referencia).
"Yo les doy mis 8 horas sobrantes, ellos me dan dinero: cashback" Frase que le dá título a la película; cashback significando intercambio, devolución, negocio redondo. En dicho supermercado, Ben conocerá gente nueva, personajes como el jefe Jenkins, o sus colegas Barry y Matt, y a la cautivante cajera Sharon. Tras acumular semanas sin dormir, estando despierto las 24 horas, Ben comienza a vivir una realidad surrealista, creyendo que realmente puede hacer detener el tiempo y, como él dice, apreciar la belleza de las cosas en su justa medida. Así, como una técnica para tratar de manipular el tiempo, Ben imagina que este se detiene. En el supermercado mismo, se dedicará a desnudar y retratar a cada una de las mujeres -fuente de inspiración para su obra- "como realmente son". Con el paso del tiempo, Ben descubrirá que no es el único ser capaz de hacerlo detener, que no puede hacerlo retroceder y que se está enamorando de su compañera de trabajo Sharon, a la cual comienza a retratar de todas las formas y colores, cuando ella no lo nota... La película cuenta con pasajes muy bellos estéticamente, bien logrados -sobre todo la primera vez que se detiene el tiempo en el supermercado-, y con una música acorde. Hay flashbacks imperdibles, sobre todos los relacionados a la amistad de Ben con Sean, su amigo desde la infancia, y el del primer encuentro de Ben con la belleza, y una escena muy divertida de un partido de futbol entre el staff del supermercado y el de otra sucursal de la misma empresa. Luego la película entrará en un terreno peligroso, cuando comience a tratar el acercamiento entre Ben y Sharon desde los "sueños" de cada uno, caminando sobre la cornisa de lo naif, pero bien resuelto en fin. Desde ya que el deseo de detener el tiempo vive, creo yo, en cada uno de nosotros. Lamentablemente, no es un deseo que se pueda llegar a concretar, al menos hoy en día; con el imparable avance de la tecnología, quién sabe. Mientras, podemos al menos intentar lograrlo desde nuestra imaginación...como Ben.

Gabriel Cominotti.

0 comentarios:

Publicar un comentario