2 ene. 2011

LA MIRADA INVISIBLE: Diego Lermand y un drama más que interesante


Debo admitir que este realizador me pareció interesante desde un primer momento y confieso no he visto sus otras películas (no faltara mucho para que esto cambie) como dije “interesante” es la palabra adecuada. Ya desde un primer momento desde su mismísimo primer plano nos instala en un clima sombrío y desolado, con la utilización de recursos cinematográficos tal vez muy utilizados pero con la diferencia de que la conciencia que se tiene sobre ellos es muy delicada y cuidada. Cada detalle de esta película va entrelazándose suavemente con el siguiente dando un resultado formidable. 

Argentina, 1982 por fuera del colegio Nacional Buenos Aires una guerra que poco a poco se aproxima , por dentro la mirada de “Marita” recae sobre los alumnos con el afán de controlar al máximo que nadie pierda los cabales de la estricta disciplina impuesta por la moralidad y lo respetable. Mirada que como anuncia Lerman desde un comienzo debe ser invisible, sutil y definitiva. Es interesante como las características o más bien las contracciones de cada personaje (ya desde el guion) son claras, concretas y concisas, sin caer en lo predecible podemos intuir algunas escenas siguientes como podemos llevarnos por sorpresa algunas otras, el punto es ¿Hasta dónde llegara cada uno de los personajes?

Es fácil explicar la belleza compositiva de esta película si se tienen en cuenta los aspectos fotográficos delicados a la hora de definir en una escena ¿Qué mostrar? Y ¿Cuándo mostrarlo? Como se comprenderá los Gran angulares de los que se nutre gran parte de la película denotaban la soledad y la frialdad con las que cada persona recorría día a día los grandes pasillos del establecimiento. O como la música interviene prácticamente solo cuando es necesario y nada más que cuando es necesario. Y aunque en algunos aspectos el sonido falle, en detalles que hacen que el espectador recaiga por segundos en la realidad de que lo que está viendo no es real sino ficticio no hace que se desmerezca toda la película en su construcción completa.
Cuando hablamos del cine de drama, y que a su vez tenga una carga política o social integrada rápidamente lo asociamos con películas (en tanto al Cine nacional) que Juan Jose Campanella nos daría , que si bien no dejan de ser excelentes a nivel argumental y realizativas aquí se nos presenta otro enfoque completamente distinto. Esto se da por que el director busco separarse un poco de los aspectos convencionales para tratar un tema tal como la dictadura. Como se sabe un película puede ser o dura, mostrándonos escenas de persecución y secuestros o dramáticamente emocional desde un personaje. No digo que sean solo esas dos formas de hacer el drama, claramente. Lo que digo es que el cine como se lo ve hoy día se “limita” a esos dos grandes polos. Es por eso que La mirada invisible se torna interesante, ya que no solo desde su personaje principal nos da el visto rápido de toda una época perturbadora sino que también ella misma no puede transcurrir un camino seguro y sin dolor.


El drama como dirían algunos en estado puro, pero completado con retoques, guiños y detalles que hacen que esta película funcione de forma neta y precisa.
Recomendada para aquellos que quieran ver buen cine, con estilos europeos como diría un apasionado a este arte maravilloso y compuestos realmente interesantes. Esto y mucho mas encontrara usted al ver La mirada invisible.

German Abal.

0 comentarios:

Publicar un comentario