10 dic. 2012

CAMBIO DE PLANES: El poder de los ángeles.




Esta película me ha despertado, como tantas otras veces el cine vuelve a darme ese mensaje, no sé si alguna vez les ha pasado, uno cambia entorno al cine que mira, que siente.
Cambio de planes es una película bellísima con una alta carga emocional y un mensaje más que propicio para una situación como la que nos presenta. No se dejen guiar por el destino de nuestro personaje (Antonio) les pido sepan leerlo entre líneas y notaran como quien menos lo espera, puede ayudarte a cambiar la vida.
Por vivencias personales se me pidió que no me acercase a esta película, claro que no podía hacer caso a ese falso llamado, porque simplemente el cine es esa inexplicable sensación de disfrute y una concocción directa con el uno mismo. Pero no quiero desviar la crítica, con meros comentarios de un apasionado.
Cambio de planes es una película formidable tiene todo resuelto y no deja cosa al azar, goza de un magnifico guion una caracterización de personajes increíbles a demás de un gran elenco muy multifacético pasando por el Argentino Diego Peretti (Tiempo de valientes, fuera de juego) , el mexicano Jorge García (conocido por la serie televisiva Lost ) y el increíble papel de Andoni Hernández con el papel de Antonio.




La compleja historia se entrelaza con la sutileza y lo singular, Antonio es un niño con cáncer y conoce por accidente a Manolo (Peretti), se hacen amigos por accionar del niño y juntos comienzan a vivir una particular historia de amistad y compañerismo, también conocerá a la madre de Antonio, quien jugara un papel fundamental en toda la historia. La vida cotidiana y caótica de Manolo comienza a cambiar a partir de estas nuevas vivencias y poco a poco descubrirá que se ha perdido de mucho, por estar pensando en nada, pasado ya por los problemas y nublado en sus sentimientos.
Es una historia de amor, un cuento de navidad, es una película romántica con unos jugosos toques de comedia, de verdad una mescla mágica para dar un final más que encantador, no por eso menos “real” a la situación.



Tal vez la obra no se construya con grandes trabajo fotográficos o con muchas puestas de cámara complejas pero se nutre con un guion y una solides actoral que pocas películas tienen ya hoy en día.  Resulta demasiado interesante como todas las historias (incluso aquellas que pareciesen ser olvidadas por momentos del relato), se enmarcan y encajan perfectamente en el relato.  Hay que estar muy atentos a todos los indicios que nos presenta la película para aquellos a quienes nos gusta anticipar aunque sea una pisca del final.



Lo que también sucede aquí es que el mensaje que se busca a través del film es acompañado de manera pareja con la realización integral, teniendo en cuenta que un tema tan delicado como este no debe caer en manos de brutos o ignorantes (por suerte este no es el caso) usted aquí no tendrá por qué preocuparse.
La historia nos hace subir y bajar, nos hace reír con facilidad y nos hace llorar con aun más facilidad. Aun así todo encuentra un ritmo muy peculiar sin olvidar el trasfondo navideño que me parece más que acertado.
Las historias que están basadas en una real, suelen tener esa magia, porque por más que sepamos que lo que vemos es una construcción, tenemos la certeza también de que aún quedan cosas buenas en este mundo, historias por contar, costumbres que esperemos nunca se pierdan y el cine, como las artes en si, son aquel pequeño refugio contra cada una de esas pequeñas imperfecciones de lo cotidiano, una vez más me he emocionado y estoy seguro usted también lo hará al ver esta pequeña obra maestra, sutil y fuerte a la vez, mágica e imperdible. Sin más que decir (aunque reconozco mucho a quedado por fuera del análisis) un servidor se despide.

Germán Abal.



0 comentarios:

Publicar un comentario